viernes, 22 de noviembre de 2013

El nuevo kitsch y las falsas apariencias

El neokitsch

En los inicios del siglo XXI, se fragua una corriente estética nueva, el Nuevo Kitsch o neoKitsch. Este singular arte, creativo, fresco, original y divertido, empieza a dar sus primeros pasos, con sus excepcionales criaturas. Es un nuevo mundo, es un nuevo Kitsch.


Empiezo contando sus orígenes e historia, sus influencias, sus referentes y acabamos viendo sus creaciones y sus distintas formalizaciones estéticas.

Kitsch: origen, tipos y detractores

Son todos aquellos objetos artísticos pretenciosos, pasados de moda y considerados de mal gusto. Aquel arte considerado como una copia inferior de un estilo existente. Tendencia artística de origen dudoso, unos lo datan en Francia a finales s. XVIII y otros en Alemania en los inicios s. XX.

¿Qué dirías que tienen en común Lady Gaga, la señora adicta a los mercadillos, la vecina del principal con abrigo de visón y perlas y un geek? Pues que todos somos amantes del Kitsch, todos coleccionamos, amontonamos consciente e inconscientemente estas piezas y las colocamos en pedestales.

Recuerdos en miniatura, para hacer tu vida algo más alegre, elaborados con escasos recursos, copias simples, en el top ten encontraríamos a la torre Eiffel.

El neokitsch

Los coleccionistas geek amontonan objetos generalmente provinentes del merchandaising del cine y la televisión, generalmente malas reproducciones miniaturizadas de tus héroes de ficción, como Darth Vader o Arale. La intencionalidad de estos objetos es ser bonitos, diseñados a partir de un gusto ingenuo, naif e infantil, pero de una apariencia burda.

Luego están los objetos étnicos, a modo recuerdo, menuda joya! Con el objetivo de hacer un pequeño altar de tus viajes para mostrarlos en sociedad, ejemplos mil, un sari o una máscara africana, también existen aquellos que acumulan reproducciones exageradas para ostentar, aparentar ser lo que no se es, pretender riquezas con baratijas. Hacer algo adrede y pretenciosamente esnob, como una barroca pieza de porcelana.

El neokitsch

La palabra kitsch apelaba a la nueva y adinerada burguesía de Múnich que pensaba, como muchos nuevos ricos, que podían alcanzar el estatus social que envidiaban a la clase tradicional de las élites culturales, copiando las características más evidentes de sus hábitos culturales. Lo kitsch era considerado estéticamente empobrecido, de mala factura y moralmente dudoso.

La palabra se popularizó cuando en Los Ángeles, de los años 30, la generación de inmigrantes europeos recién adinerada intentó recrear el estilo de los nobles europeos. Creando mansiones imposibles, donde se mezclaba caóticamente el barroco, florentino, gótico y rústico. Este estilo fue llamado californiano.

El neokitsch

En la decoración se crearon piezas estrambóticas, auténticos esperpentos, como chimeneas de más de tres metros de altura, falsos escudos nobiliarios, tapetes de oso, espejos gigantescos de falsa madera tallada realizados en plástico, o cuadros idílicos de inventados nobles antepasados.

Sus detractores han llegado ha decir del Kitsch que es como las cucarachas. Por mas que los teóricos, críticos y diseñadores hablen hasta cansarse de la calamidad del Kitsch, de la peste que todo lo contamina, de la basura sentimental u otros términos; el Kitsch sigue vivo y parece que incluso ha aumentado de talla.

El neokitsch

Adorno describió el Kitsch como un arte controlado y planeado en función de las necesidades del mercado, por la industria cultural y es dado a un pueblo pasivo que lo acepta. Añadiendo que el arte que es comercializado es un arte que no cambia, formalmente incoherente, pero que sirve para dar a la audiencia ocio y algo que mirar.

El arte -para Adorno- debe ser subjetivo, cambiante y orientado contra la opresiva estructura del poder. Es en ese momento cuando aparece una fractura en el arte provocada por la aparición del Kitsch, rey de la baja cultura y dirigida por la incipiente industria cultural que quedará enemistada de por vida con la aristocrática alta cultura.

El neokitsch

El neokitsch

El NeoKitsch

Provinente de una familia con solera. Por parte de abuelos, un criticadísimo Kitsch, por parte de padres, la multimillonaria y minusvalorada industria del merchandising, con unos tíos muy desinhibidos y creativos: la psicodelia de los años 60 y finalmente pero no menos importante, un discreto padrino de excepción: el diseño gráfico.

A pesar de sus ridículos y oscuros ancestros, el NeoKitsch se erige como un arte propio, con nombre y apellidos, con su propia subcultura y sus artistas. Ha quedado atrás la imagen, de aquel arte menor y vacío que copiaba sin gracia ni esmero todo aquello que uno o bien no podía tener por falta de recursos o quería todo lo contrario en un acto de esnobismo desesperado aparentar más de lo que era.

El neokitsch

A mi entender el nuevo Kitsch se deshace del mal gusto, lo hortera y cursi. Es una nueva tendencia cultural que va más allá de lo estético, que como diría Dexter lleva consigo a un oscuro pasajero, el antiguo Kitsch, pero lo destila y estiliza, sumando a la vez otras herencias estéticas de tiempos más actuales.

Su parecido es grande, pero ya no hay ostentación, ni mal gusto, desaparecen las falsas apariencias y las ínfulas aristocráticas. Es un arte con carácter, con personalidad y estética propia, un arte en movimiento, que crece y evoluciona y abarca distintas disciplinas.

El neokitsch

No quiere deshacerse de lo naif, ni la miniatura, pero desaparece la mala factura y lo barato, dando paso a los nuevos artesanos. Es la voz de la expresión colectiva de la cultura televisiva y cinematográfica, que huérfana de contenidos ha creado los suyos propios.

El resultado final es un mestizaje entre distintas disciplinas, ilustración, diseño gráfico, diseño industrial, street art, escultura y arte, se valen de innovadores recursos tecnológicos como las impresoras 3D y también de los tradicionales recursos como la artesanía de madera, hierro o cristal, incluso crean a partir del reciclaje, ensamblaje a partir de la reutilización y recolección de piezas desechadas.

El nuevo Kitsch ya no hace malas copias sino mini esculturas creadas a partir de sus propios referentes e inspiradas en un mundo nuevo e imaginario que aún está por venir. Con una herencia estética fortísima, fruto del mestizaje de la psicodelia de los 60, la helvetica y el Kitsch.

El neokitsch

El neokitsch

Todas las piezas tienen personalidad y piensan por sí mismas, con una gran capacidad imaginativa, y un discurso propio, unos pequeños monstruos, criaturas alienígenas, descentradas, outsiders, con un toque Kawaii que se camuflan entre la sociedad para pasar desapercibidas, pequeños y sensibles seres desubicados de gran imaginación y muy locos, genios desterrados, como son los Sticky Monsters.

Nosotros sus herederos, consumidores y creadores, a pesar de tener el vínculo romántico con alguna de las piezas kitsch por excelencia como la flamenca encima del televisor, vamos más allá de la pura reproducción, buscamos crear y dar valor a nuestras piezas.

El neokitsch

Nos alejamos de lo que Adorno tanto odiaba que es a mi entender la superficialidad y vacuidad del objeto en si, de la manipulación de las masas, consumismo desaforado, estúpido e inconsciente, preferimos ahorrar para adquirir aquella anhelada pieza.

Adiós al puro escaparate, a las falsas apariencias y a las inseguridades formales. Queda patente que esto no le sucede al neoKitsch, aunque la contradicción siempre estará allí, tu lo adquieres y lo coleccionas, lo pones en una vitrina, como reflejo de tu estatus, bueno los más auténticos puede que no y que lo adquieran por pura y simple pasión e identificación.

El neokitsch

Puedes seguir mis posts a través de:
follow us in feedly
Image and video hosting by TinyPic
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Escrito por:

Mi foto

DIY-er, diseñadora gráfica, editora de contenidos del blog de diseño y arte Maria Victrix, foodie y una apasionada del arte y el diseño en general, y de la fotografía, la ilustración, el packaging y el diseño de producto en particular. Disfruta de mi pequeño espacio tanto como yo, espero que encuentres algo de inspiración en él!
Blogging tips